24
junio
1998

más Argumentos

¿comentarios?

Igualdad ante la Ley: Los hijos también

Algunas veces en la historia veinte años pasan en un día. Esto puede suceder el próximo 8 de julio cuando se apruebe el proyecto de ley de filiación que ya cuenta con el consenso suficiente en el Parlamento. Durante semanas asistimos a un debate imposible de imaginar en otras latitudes. Pese a que la Constitución afirma la igualdad de las personas, existen opiniones que están de acuerdo con la existencia de personas de segunda y tercera clase en razón del nacimiento dentro o fuera del matrimonio. Esta discriminación no sólo atenta contra uno de los principios básicos de la sociedad moderna: la igualdad ante la ley con independencia del nacimiento, sexo, raza, credo religioso e ideas políticas, sino que también priva de afecto, protección, seguridad económica y reconocimiento social a los hijos llamados ilegítimos. Marcados de esta manera, ellos enfrentan mayores dificultades para desarrollarse como personas y ciudadanos dignos de respeto, afecto y estima.
    La ley vigente tampoco da cuenta de la realidad actual. Según datos del Registro Civil e Identificación, en 1996 el 42% de los nacimientos fueron ilegítimos y el 70% de los niños/as "ilegítimos" fueron reconocidos por ambos padres. Estos datos sugieren que muchos de los nacimientos considerados ilegítimos son fruto de relaciones estables que no pudieron convertirse en matrimonios, dada la actual imposibilidad de hacerlo porque en Chile no existe ley de divorcio. Para nadie es un misterio que miles de chilenos viven de forma permanente con segundas o terceras parejas con las cuales tienen hijos.
    La futura ley establece la plena igualdad de derechos para todos los hijos y pondrá fin a esta aberración antidemocrática. Tanto para los hijos ilegítimos reconocidos como para aquellos que han tenido padres irresponsables que no lo han hecho y, en general, para toda la sociedad chilena, la aprobación de este proyecto significa un adelanto.
Argumentos valora este importante avance de la democracia en Chile, con la convicción de que la igualdad entre las personas sin distinción de nacimiento, sexo, raza, religión o estado civil es un principio inclaudicable en la construcción de una sociedad justa y democrática.
 
 


Sabía que...
cada año, en Chile más de 100 mil niños y niñas son colocados bajo la categoría de ilegítimos.
Una Ley que marcará la historia de Chile
En la actualidad se diferencia entre hijos legítimos e ilegítimos. Los hijos ilegítimos se diferencian a su vez en naturales –-nacidos fuera del matrimonio pero reconocidos por uno o ambos padres-– y los simplemente ilegítimos, no reconocidos por ninguno de los padres.
    Los hijos naturales son marcados con el estigma de haber nacido fuera de un "matrimonio legalmente constituido" y se los priva de la posibilidad de contar con la protección de una familia amplia conformada por abuelos, tíos, tías, primos/a. De acuerdo a la ley, los abuelos no son parientes y por ende, los hijos naturales no pueden heredarlos (en representación de sus padres), ni esperar protección y cuidado de ellos. La condición de hijos naturales e ilegítimos los hace "sospechosos" --frente a muchas personas, grupos e instituciones-- de ser portadores de una dudosa moralidad, lo que significa por ejemplo, que no sean recibidos en las casas de sus amigos o compañeros de colegio y que algunos colegios simplemente no los acepten.
    Sobre la base de que la norma legal actual que distingue entre hijos legítimos, ilegítimos y naturales transgrede el principio constitucional de igualdad de las personas ante la ley, la nueva ley establece:
  • La plena igualdad de derechos para todos los hijos eliminando las actuales distinciones discriminatorias entre hijos legítimos, ilegítimos y naturales.
  • El principio de libre investigación de la paternidad, incluyendo la legitimidad de las pruebas biológicas.

Además:

  • Modifica el régimen de patria potestad. Esto significa que ambos padres tendrán la potestad, es decir la representación legal de sus hijos menores, y que será responsabilidad de ambos cuidarlos y educarlos.

En ausencia de una adecuada legislación de familia, la ley adelanta algunas disposiciones para proteger a sus miembros más vulnerables:

  • Mejora los derechos del cónyuge sobreviviente. Se plantea, proteger a los hombres y mujeres adultos mayores dándoles el derecho a permanecer en la vivienda familiar hasta que mueran.

Los términos del proyecto suscitaron un amplio debate. Los discursos emitidos por las posiciones contrarias a la propuesta de ley se organizan en torno a dos ideas eje: la defensa de la familia y de los bienes patrimoniales.
 


Sabía que...
en todos los países desarrollados existe igualdad de los hijos ante la Ley.
Intereses creados y valores anticuados
Para las concepciones más conservadoras reconocer la igualdad de derechos de los hijos socava la familia, núcleo básico de la sociedad. Alertan sobre los efectos negativos y contaminantes de un hijo extramatrimonial en los matrimonios de su padre o de su madre. Se alarman por las consecuencias que esto puede tener en la salud mental, en el desarrollo y oportunidades de los hijos legítimos y de sus cónyuges.
    Este tipo de argumento no se pregunta por las razones del nacimiento de niños extramatrimoniales. En lugar de llamar a los padres a asumir las consecuencias y responsabilidad por sus actos promueven la irresponsabilidad, la impunidad, el ocultamiento y la desprotección del más débil.
    Estas posiciones no dan cuenta tampoco de la diversidad de familias que hoy existen en el país ni les interesa las desigualdades legales que las diferencian. No consideran los casos de las familias formadas por parejas que han decidido unirse en forma estable sin casarse y tener hijos. Desconocen igualmente el derecho de mujeres o de hombres solos a tener y mantener su propia familia.
    Llama la atención la postura de algunos sectores de la Iglesia expresada en las declaraciones del Obispo de San Bernardo, Monseñor Fuenzalida, quien opinó que la distinción entre tipos de hijos no discrimina porque en verdad ellos no son iguales, siendo inconsecuente con uno de los principios básicos del cristianismo "la igualdad de las personas ante Dios". Y si bien el Obispo Errázuriz llama a los colegios católicos a no discriminar a los hijos ilegítimos, no llega a afirmar con contundencia su igualdad ante la ley.
    Por otra parte, los más conservadores están interesados en resguardar los derechos a la herencia y evitar su distribución en un número mayor de personas, privilegiando de esta manera, los intereses materiales sobre los valores éticos. Sin embargo, el problema de la sucesión concierne sólo a una pequeña y poderosa minoría ya que el 42% de hijos ilegítimos pertenecen a todas las clases sociales y la mayoría de ellos sólo pueden aspirar a que no se les prive de la mínima seguridad para vivir y educarse.
 


Sabía que...
la coexistencia de una familia legal con otra llamada "la casa chica" era una costumbre aceptada en el Chile del pasado.
El debate continúa
Es importante que hombres y mujeres ejerzan su ciudadanía, participando en un debate que va más allá de la aprobación de un proyecto de ley y se refiere al tipo de democracia que estamos construyendo. La aprobación de la ley es indispensable pero puede no ser suficiente para poner fin a la discriminación.

La democracia no debe olvidar:

  • Que la igualdad merece ser defendida resueltamente en cuanto constituye un principio básico de una sociedad justa. En la ley de filiación está en juego la igualdad de los derechos entre futuros ciudadanos/as.
  • Oponerse a la ley significa seguir avalando la inconsecuencia de las personas con sus actos, la irresponsabilidad y la desprotección de los más débiles.
  • Que pese a los distintos problemas que todavía quedan por resolver en el ámbito de la familia: situaciones de convivencia y separaciones de hecho que desprotegen a las mujeres, lo que se discute en este momento es la igualdad de los hijos. No se trata de comparar y dar prioridad a una situación de injusticia sobre otras, si no de abordarlas a todas en forma coherente y en profundidad.
     

otros
Argumentos

¿comentarios?

Argumentos para el cambio     ISSN 0717-2346

una publicación del:
CEM (Centro de Estudios de la Mujer)
Purísima 353, Santiago, Chile
teléfono: 777 1194, fax: 735 1230, correo-e:
cem@rdc.cl
http://www.cem.cl

Esta publicación es parcialmente financiada por el Fondo para la Sociedad Civil constituído con aportes del gobierno de Suecia, administrado por el SERNAM, y por el Instituto de la Mujer de España. Sin embargo, las expresiones y contenidos vertidos no representan, necesariamente, la opinión institucional de estos organismos.